• Facebook - Gris Círculo
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2017 Odontomel Clínica Dental

odontomel quiere conocerte

Acabas de entrar en nuestra clínica y no sabemos cual es tu historia clínica, no sabemos si has cambiado de clínica  o si por el contrario es tu primer contacto con un odontológo.

No sabemos nada de ti, pero tu visita nos hace merecedor de tu futura confianza en nosotros. El equipo ODONTOMEL quieren ser los profesionales que te ayuden y aclaren en todas tus dudas con respecto a tu salud buco dental.  Por ello, en este epígrafe, queremos explicarte detalladamente que queremos exponerte en tu primera visita a tu nueva clínica dental.

 

 

Cuantas veces he escuchado la frase típica de que ir al dentista te va a doler mucho, sino físicamente, te dolerá el bolsillo.  

La persona que cruza una puerta de una clínica dental por primera vez, tiene en su cabeza muchas ideas preconcebidas y fantasías que en absoluto se acercan a la realidad.

Hemos escuchado que para muchos futuros pacientes,  el primer contacto con un odontólogo, le genera miedo.  Miedo a enfrentarse a algo que o bien no recuerdan o bien no saben en qué consiste esa primera consulta.

 El enfrentarse a algo que no controlan, genera en algunas personas miedo. Este miedo que creemos que se alimenta del desconocimiento, se alía con la ansiedad y  hace que muchas personas eviten  durante años su primera visita al dentista que a veces llega a generar FOBIA.

Desde nuestra clínica, y  desde el conocimiento mas especifico que tenemos de nuestro campo, podemos asegurarle que las ideas preconcebidas , la imaginación y el desconocimiento pueden jugaros malas pasadas,  haciendo creer que algo que para nada es perjudicial, se convierta en algo que intentemos evitar hasta el día que la fase preventiva ya no tenga lugar y  los dolores aparezcan limitando nuestra capacidad de actuación.

Por ello, el equipo ODONTOMEL quiere explicarte en detalle y paso a paso qué se hace durante una primera visita al dentista.

En nuestro primer contacto con usted, no hay pinchazos ni tratamientos dolorosos de ningún tipo. El odontólogo se va a limitar a estudiar y evaluar el estado general de tu salud bucodental. Puede ser que tras esa primera inspección, se te proponga algún tratamiento siempre que sea necesario antes de poder hacer nada en su boca.

 

Siendo así, si no hay tratamiento a realizar la pregunta que se le vendrá a la cabeza será ¿Qué se hace en una primera visita?

 

 

 

En primer lugar se le abrirá tu HISTORIA CLÍNICA​

Con ella, tu odontólogo tendrá conocimiento de tu salud en general y de tu salud bucodental en particular. Se comienza con un breve cuestionario que nuestras auxiliares le harán para ir acuñando datos sobre su estado de salud actual.

Es importante que seas honesto con nosotros y nos informes de cualquier tipo de dato relevante sobre tu salud, porque pueden surgir algunos problemas si tu dentista desconoce que tienes ciertos problemas, sobre todo, enfermedades infecciosas, diabetes o problemas cardiovasculares.

No te guardes información. Si tienes alergia al látex, evitaremos usará instrumentos que contengan ese material, y si eres alérgico a ciertos medicamentos o estás en tratamiento con alguno, comunícalo también, para así evitar complicaciones e interacciones entre fármacos.

También es importante que informes si estás embarazada, porque los rayos X pueden dañar a tu bebé y no se recomienda su uso en estos casos.

No debes guardar información sobre tu estado de salud general por temor a que se difunda. Tus datos clínicos son estrictamente confidenciales y están protegidos por la ley. Si te sirve de ayuda, nuestros odontólogos colegiados, tienen la obligación de guardar el secreto profesional.

Los siguientes pasos serán:

Exploración bucodental: Después de todo esto, y ya en el sillón del gabinete, uno de nuestros odontólogos  estudiará el estado de tus dientes y de tu boca ayudándose del pequeño espejo circular con el que todos estamos familiarizados.

La Revisión general la haremos con una exploración en detalle de tu boca; no solo de tus dientes: también se examinan los labios, las mejillas, el paladar, el suelo de la boca y las glándulas salivales para comprobar que están en buen estado.

Revisaremos su ATM (articulación temporomandibular). Aquí,  el odontólogo comprobará con sus dedos que los movimientos de la articulación que sirve para abrir y cerrar la boca funciona correctamente.

Exploración dental: Una exploración detallada para examinar el estado general de tus dientes y valorar la necesidad de algún tratamiento dental.

Exploración periodontal: Veremos el estado de tus encías para detectar posibles problemas en los tejidos blandos que rodean tus dientes.

Exploración oclusal: Se buscarán posibles problemas de mordida y bruxismo (el hábito de apretar y rechinar los dientes, sobre todo por las noches).

 

Después de haber efectuado todas estas pruebas, tendremos ya datos suficientes como para darte  un diagnóstico personalizado y se te propondrá los tratamientos más adecuados para resolver los problemas que hayan detectado.

Una vez se ha asegurado que has entendido todo, el respaldo del sillón se enderezará y la primera consulta habrá concluido. ¿Había razón para tenerle miedo?